Selene y Endimión

En la mitología griega existe una diosa lunar llamada Selene, hermana de Helios quien es el dios del sol, quien se relaciona con muchísimas historias de amor

Selene y Endimión, una historia de amor

Como todos ya saben, el 27 de julio en algunos países será visible el eclipse lunar más largo del siglo con una duración estimada de una hora y cuarenta minutos. Y ya que todos hablan de este precioso evento nos daremos un tiempo para hablar de una hermosa leyenda relacionada a la enigmática luna.

La luna siempre ha sido caracterizada por su lado femenino, pálida, admirable, llena de luz y esplendida. También se le asocia a las mujeres por los ciclos lunares y los ciclos de la menstruación e incluso se utilizan algunas fases lunares para hacer ciertos rituales y lograr mejores resultados.

En la mitología griega existe una diosa lunar llamada Selene, hermana de Helios quien es el dios del sol, quien se relaciona con muchísimas historias de amor, sin embargo, la que tuvo con Endimión es la más reconocida.

Endimión, nieto de Zeus, era un pastor que se había sentado en el trono de Elida, quien fue destronado buscando así un refugio en el monte, dedicándose al campo y la astrología, en donde se enamoró perdidamente de la luna quien era su única compañera nocturna junto con su soledad. Cada noche desde su cueva divisaba enamorado aquella luna que lo llenaba de vida.

Selene no sabía el gran amor que Endimión sentía por ella y una noche, cuando las estrellas brillaban ella bajó a la tierra, lo divisó durmiendo desnudo y desde ese momento lo amó. Desde ese entonces bajaba cada noche a ver a este hombre dormir, enamorándose cada vez más de él, recostándose a su lado, sintiendo su calor y sus latidos. Así se amaron mutuamente mucho tiempo sin saberlo, mientras ella estaba despierta y el dormido.

Una noche Endimión despertó de sus profundos sueños, y la observó recostada al lado de él, ambos confesaron su amor y la felicidad los invadió. Sin embargo, Endimión se sintió paralizado al saber que envejecería mientras su amada no sufriría las consecuencias del tiempo. Le pidió a la diosa que le concediera el poder de no envejecer para poder amarse siempre, Selene con la ayuda de Zeus llegaron al acuerdo de que Endimión solo envejecería durante la vigilia y mientras estuviese dormido el no sufriría el paso del tiempo.

Nunca se supo que pasó luego con estos dos amantes, hay quienes creen que Selene y Endimión se siguen amando en algún lugar en los confines del mundo.

Una hermosa historia de amor...