¿Qué es el Kybalión?

Cada uno de estos siete principios por sí mismos poseen un poder de entendimiento infinito sobre todas las cosas, pero al entenderlos y aplicarlos juntos, las posibilidades de ser felices, vivir una vida plena y llena de amor, se convierte en algo inevitable.

El Kybalión es uno de esos libros que a medida que te pierdes entre sus páginas vas entendiendo cada vez más acerca del todo y de ti mismo. Comienzas a darte cuenta de que muchas cosas que antes creías totalmente ciertas, que las tenías como un nexo infalible de realidad resultan no ser tan infalibles y reales ahora.

Este libro pertenece a las tres escrituras sagradas, acompañando así a “Tabla de Esmeralda” y “Corpus Hermeticum”. Se sabe que fue escrito por tres individuos en anonimato.

El documento en sí mismo, dice provenir directamente de las enseñanzas de Hermes Trimegisto, quien realmente es el padre de la filosofía hermética al cual asocian con el Dios egipcio de la sabiduría, Tot.

En el Kybalión se expresan los 7 principios del universo, los cuales van muy por encima de cualquier ley física. Estos principios son.

Principio de mentalismo

“El Todo es mente; el universo es mental. El Todo es el conjunto totalizador. Nada hay fuera del Todo.”

El Kybalion nos indica que el universo proviene de la imaginación del todo, es decir, el todo es el creador del universo. Cuando hablamos del mentalismo, nos referimos a que todo lo que está a nuestro alrededor, cada cosa que podemos y no podemos ver, existe gracias a la imaginación del todo. Esto quiere decir que somos reales dentro del universo, pero no lo somos desde la perspectiva del todo, ya que somos parte de su imaginación.

También considerado Dios, la conciencia universal o la conciencia infinita. Es importante tener muy en cuenta este principio, ya que de esta forma podamos tomar consciencia de ella y aplicarla para nuestro bienestar y desarrollo diario.

“Todo es mente pues el universo es mental”. Con esto entendemos que todo a nuestro alrededor, fue, es y seguirá siendo siempre y cuando sea la voluntad de la mente. Por ello vemos en todos lados los típicos anuncios o frases que dicen cosas como “Si quieres puedes”, “La fé mueve montañas”, entre otros.

Si los vemos en todas partes, es probable que pensemos que quizá esto tiene algo real detrás. La realidad es que detrás de todas estas frases relativamente motivacionales existe el principio básico universal del mentalismo. Si creemos que sucede, sucederá, pero sólo si realmente lo creemos no sólo con nuestra consciencia, sino también con nuestra subconsciencia.

Si estás empezando a conocer sobre el universo y quieres saber cada vez más de forma escalonada para entender en orden como funcionan las cosas realmente, sin intervención de ninguna ideología dogmática, lee este libro y conoce cada principio a profundidad. Cuando lo hagas notarás que todo comienza a tomar sentido.

Principio de correspondencia:

“Como es arriba, es abajo. Como es abajo, es arriba.”

Antes que nada, hay que saber que en la biblia si describen algunos de estos principios pero de manera intrínseca. Si antes no conocemos estos principios es probable que no podamos ver el mensaje real de cada cosa a nuestro alrededor.

Con respecto a la biblia y el principio de correspondencia, en ella se explica que “el hombre fue creado a la imagen y semejanza de Dios”, en otras palabras, que lo más grande creó a lo más pequeño a su imagen y semejanza.

Decía Hermes Trimegisto y Platón que el mundo terrenal o físico es un reflejo del mundo espiritual. El hombre es capaz de crear, al igual que fue creado. Sólo que debido a su actuar casi todo lo que crea adultera la realidad divina del mundo. A esto refieren los gnósticos con los llamados “pecados”.

Estos “pecados” no son más que acciones o emociones que sentimos los seres humanos que no existen en el mundo espiritual. Por definición y desde muy pequeño se nos ha inculcado que el asesinar y robar está mal, pero nunca nos suelen dar una verdadera definición del por qué está mal. Cuando entendemos estos principios podemos darnos cuenta de que este tipo de acciones no ocurren en el mundo espiritual, por consiguiente son consideradas impuras o “pecados”.

Si simplificamos las cosas, nos daremos cuenta de que el miedo, las preocupaciones, los celos, la envidia, también pertenecen a estas emociones impuras e irracionales que el ser humano suele sentir con frecuencia. Algo muy triste y preocupante es darse cuenta de que hoy día, los seres humanos actúan en base al miedo; Se levantan diariamente no para disfrutar su existencia, sino para pagar deudas con el temor de que se les arrebate algo material que para ellos es de mucho valor. Sienten envidia temiendo a que esa otra persona sea mejor que él, sienten celos en temor a no ser queridos o rechazados, entre muchos otros ejemplos.

Principio de vibración:

“Nada está inmóvil, todo se mueve, todo vibra”

Este principio es uno de los más interesantes. Las personas viven diariamente en un apego hacia todo lo que les rodea, y cuando algo cambia, caen en confusión e incluso en crisis.

Cuando se habla de que “todo vibra” se refiere a que el mundo y el universo en general existe en un constante cambio físico y vibratorio. Podemos ejemplificar todo esto en una relación de pareja; A medida que el tiempo pasa, es coherente pensar que ambas personas en dicha relación viven y presencian momentos que hacen evolucionar su manera de pensar e incluso su cuerpo, lo que en consecuencia causa que esas personas cambien también.

Una actitud bastante propia del ser humano es el no entender por qué sucede esto, lamentarse e incluso molestarse por estos cambios. Vivimos en una sociedad en la que el cambio genera ansiedad e inseguridad, cuando ya desde un principio deberíamos entender que nada dura para siempre, que puede suceder que tu pareja o tu trabajo te duren hasta tu muerte, pero justo en ese período se acaba, concluyendo así los mismos.

Nikola Tesla lo dijo en ese entonces “Si quieres entender el universo piensa en términos de energía, frecuencia y vibración”. Con esta frase puedes entender que una de las mentes más grandes que ha tenido la humanidad intentó darle un mensaje de introducción a todas aquellas mentes en busca de saciar su necesidad de conocimiento. Curiosamente muchos han dicho que casi todas las grandes mentes de la antigüedad y de la actualidad conocen estos principios, bien sea con sus nombres propios o de una forma intrínseca, pero ese ya es un tema para una próxima ocasión.

El principio de vibración también es tocado por la ley de atracción, refiriéndose a él cuando dicen que el pensar de manera positiva atrae cosas y circunstancias positivas. También funciona de manera inversa; pensar de manera negativa atrae circunstancias negativas. Dentro de su lógica indica que, esto ocurre debido a leyes físicas básicas reales y comprobables. Cada vez son más las personas que prueban estos principios y entienden que es real.

Principio de Polaridad:

“Todo posee su par de opuestos, todo es doble. Lo semejante y lo antagónico son lo mismo. Los opuestos iguales en naturaleza, pero diferentes en grado”

Al igual que el calor y el frío, la luz y la oscuridad, el amor y el odio, lo bueno y lo malo, cada cosa posee una naturaleza doble que se diferencia dependiendo de su grado y no puede existir sin su grado antagónico.

¿Cómo diferenciarías el odio del amor sin haber sentido alguno de ellos? Son preguntas que quizá deberías hacerte para entender a profundidad lo que nos quiere enseñar este principio tan particular.

Los seres humanos vivimos sumergidos en un pensamiento lineal del pasado, presente y futuro, pensando que todo lo que tenemos dura para siempre, estemos bien o no. Utilizando el principio de vibración junto con el principio de polaridad podemos entender que una situación que estemos viviendo en pobreza, podemos cambiarla a riqueza. Una situación de odio, es intercambiable por una de amor y viceversa.

Vivimos con el miedo de perder lo que tenemos y no entendemos a profundidad que, así como ascendimos, podemos descender de la misma forma y en la misma velocidad. Con estas herramientas podemos estar seguros de que cualquier situación tiene en su naturaleza el poder de cambiar a conveniencia propia.

Principio de Ritmo:

“Todo fluye y refluye, todo avanza y retrocede, todo se mueve como un péndulo, la medida de su movimiento hacia la derecha es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda”

Este principio va de la mano con el principio de polaridad. Sabemos que el principio de polaridad nos indica que todo posee una naturaleza pero dos grados diferentes; El principio de polaridad nos indica que un extremo gradual nos conduce a otro de forma pendular o en forma de péndulo.

Nos indica que no importa que tan mal esté tu vida, puede mejorar. Todo fluye y refluye. No podemos perder siempre ni ganar siempre, debe existir un balance. Nos enseña que no debemos creer que todo tiene la naturaleza de perdurar; Al contrario, todo cambia, todo vibra, fluye y refluye.

El principio nos enseña que perdamos o ganemos, lo importante es jugar. Es entender que nos vaya mal o bien, debemos disfrutar del proceso, de la experiencia y aprender lo más posible de ellos.

Principio de Causa y Efecto:

“Toda causa tiene su efecto, todo efecto tiene su causa. Todo sucede de acuerdo a la ley. La suerte o azar no es más que el nombre que se le da a la ley no reconocida; hay muchos planos de causalidad, pero nada escapa a la Ley”

Puede que hayas escuchado este principio e incluso haberlo puesto en práctica tu mismo alguna vez. Desde muy pequeño se nos ha dicho que todo lo que hacemos tiene una consecuencia, sea buena o mala; A esto se refiere el Principio de Causa y Efecto.

Podemos ejemplificar este principio; Supongamos que vamos a la playa a tomar el sol y no nos ponemos protector solar. Pasan las horas y cuando regresamos a nuestra cama en a noche, no podemos dormir de la insolación. El efecto, en este caso, es la insolación. Y la causa es el no colocarse protector solar sabiendo que iríamos a la playa.

Así como este ejemplo, cada minúscula cosa que hacemos diariamente repercute en nuestro futuro inmediato, en incluso en nuestro futuro lejano. Lo interesante de este ejemplo, es que no sólo queda en causa y efecto. Cuando tenemos una causa y un efecto, el efecto puede también convertirse en una causa para un próximo efecto, lo que nos genera un efecto dominó.

Es importante entender cómo funciona este principio para utilizarlo de la mejor forma en nuestra vida. Ya hemos dicho con anterioridad que el hacer buenas acciones, por principios de vibración atraerá buenas acciones y circunstancias para nosotros; Si logramos fusionar ese principio con el principio de Causa y Efecto, nos encontramos con una poderosísima herramienta de efecto dominó positiva, lo que desencadenará una serie de acontecimientos positivos para nuestra vida que a su vez atraerá más acontecimientos y circunstancias positivas.

Principio de Generación:

“El género existe por doquier; todo tiene su principio masculino y femenino; el género se manifiesta en todos los planos. En el plano físico es la sexualidad.”

Este principio se resume en “La creación”, sumándose a que esta no puede existir sin un género femenino y uno masculino. Más allá de eso, la creación en esencia proviene de lo más profundo de nuestro ser, es lo más puro y real que posee el ser humano.

Muchos de nosotros sentimos como al crear algo nos sentimos inmensamente bien. Bien sea música, pintura, dibujo, arquitectura, cocina, entre otros. En casi cualquier ámbito el ser humano se completa a sí mismo creando algo proveniente de lo más profundo de su ser.

El principio de generación nos enseña que, tomando en cuenta los antes mencionados principios, somos capaces de crear nuestra realidad si así lo deseamos. Si estamos donde estamos y no nos gusta, estamos allí porque así lo queremos y porque no queremos cambiarlo.

Es importante entender que la fé aquí es un factor extremadamente importante. Confiar y saber que pase lo que pase, estés donde estés, las cosas siempre serán como deben ser. Al entender esto puedes comprender que en cualquier circunstancia de tu vida en la que te encuentres estás donde debes estar para continuar.

Para crear, es necesario dejar de lado todas esas enseñanzas que no hemos aprendido por nuestra cuenta. Todo eso que se nos ha inculcado de muy niños que de vez en cuando sentimos que va en contra de lo que realmente somos, debemos dejarlo de lado y avanzar por el camino individual. Entender que el camino espiritual, más que increíble, es un camino individual extremadamente personal el cual debemos recorrer solos, sin influencias de nada ni de nadie.

Con esto, podemos concluir que cada uno de estos principios son entendibles por sí solos y nos aportan un gran mensaje que es nuestro deber, si es que queremos entender y estar tranquilos, descifrarlos a profundidad.

Cada uno de estos siete principios por sí mismos poseen un poder de entendimiento infinito sobre todas las cosas, pero al entenderlos y aplicarlos juntos, las posibilidades de ser felices, vivir una vida plena y llena de amor, se convierte en algo inevitable.