La Glándula Pineal

El tercer ojo es un concepto místico que hace referencia a un ojo no físico con el que es posible poseer varias habilidades...

Quizá en algún momento de tu vida escuchaste el nombre de esta peculiar glándula endocrina que poseen el 99% de los cerebros de los vertebrados. Es la encargada de producir melatonina, que a su vez es un derivado de la serotonina que altera la modulación del sueño.

Esta glándula, ubicada en el epitálamo, tiene una gran historia filosófica y religiosa. Es llamada “Glándula Pineal” debido a su forma de cono de pino.

Podemos iniciar diciendo que los registros más antiguos que tenemos acerca de esta glándula se remontan a la mitología egipcia, donde existía una antigua leyenda:

Se decía que el Dios Seth asesinó a su hermano, el Dios Osiris que estaba esperando a su hijo Horus, junto con la Diosa Isis. Tiempo después, Horus creció y decidió vengar a su padre. Siempre que Horus enfrentaba a Seth, perdía la batalla. Horus perdió uno de sus ojos, el ojo izquierdo.

El Dios Tot (Dios de la Sabiduría) le fabricó un ojo nuevo llamado el “Udyat”. Este ojo, a parte de devolverle la habilidad de ver, también le otorgaba propiedades mágicas como la habilidad de la sanación, purificación, conexión con el cosmos y el planeta, y algo muy interesante; Poseía la habilidad de “Ver detrás del velo”. Esa línea que nos separa del más allá y del mundo espiritual.

El Udyat o también llamado “El Ojo de Horus” es en realidad una representación a escala perfecta (con todo y medidas) de la glándula pineal, de hecho, hasta su forma es excesivamente similar.

Algo bastante extraño y misterioso, es que el Ojo de Horus posee también medidas perfectas de escala, es decir que en sí mismo, posee escalas desde ½ hasta 1/64.

Si hacemos algo de memoria, también podemos correlacionar el Ojo de Horus, con aquella “piña” (glándula pineal) que los dioses le otorgaron a los sumerios para combatir fuerzas mentales de distintos planos.

Descartes (1596 - 1650) la consideraba desde una perspectiva dualista, como la representación física del alma. De donde proviene nuestra consciencia.

Es conocida como el puente entre el mundo físico y otras dimensiones etéricas donde el ser humano debería tener acceso, debido a que al abrirse, te otorga características sensoriales diferentes y puedes percibir cosas que antes no.

Es curioso entender que culturas y religiones diferentes se relacionan entre sí mediante un hecho histórico, da a entender que ya no es sólo un cultura que vivió esta historia, sino que son dos o quizás más. Quizá no todos guardan esos registros históricos pero de igual manera vivieron dicho hecho.

En el esoterismo, esta glándula es la representación física del tercer ojo. El tercer ojo es un concepto místico que hace referencia a un ojo no físico con el que es posible poseer varias habilidades.

Dentro de estas larga lista de habilidades que se han expresado a lo largo de la historia se encuentra el poder de aumentar tu concentración, controlar tus emociones y sentimientos a conveniencia, observar a través de ti para solucionar tus problemas, ver, oír y sentir presencias del plano etérico, entre muchas otras cosas.

Y seguro te preguntarás: “Vale, todos tenemos esta glándula en el medio de nuestro cerebro pero, ¿Por qué no todos poseemos estas habilidades de las que me cuentas?”. Simple, la glándula pineal, como cualquier otra parte del cuerpo, al no ser utilizada por mucho tiempo, se atrofia, al igual que se atrofian tus músculos si dejas de utilizarlos por un largo período del tiempo.

También, la glándula tiende a calcificarse dependiendo del consumo de productos básicos. Se sabe que el flúor es un alto calcificador de nuestra glándula pineal y aún así cada mañana consumimos pasta de dientes con flúor. A su vez, también se ha denunciado en Estados Unidos que las vacunas postnatales contienen un moderado grado de mercurio; Uno de los elementos que más rápido calcifica nuestra glándula, sin mencionar que nos hace daño.

Cada vez entendemos más y más que muchas de las cosas que existen y que hacemos diariamente a nuestro alrededor no están bien del todo. La carne animal también es un catalizador calcificativo de la misma.

Pronto estaremos subiendo contenido de interés sobre cómo estimular, descalcificar y poner en ejercicio nuestra glándula pineal. También se ha comprobado que muchas de las características positivas que nos otorga la práctica de la meditación provienen directamente de el estímulo que le damos a la misma.

Nuestra glándula también es asociada a el 6to chakra: “Ajna”. Representado de color índigo, se dice que al activarlo nos permite conectar con cosas que van más allá de nuestra existencia física.

Al tener este chakra bloqueado, puedes padecer de confusión mental e incluso alucinaciones.

Debemos entender que no sólo existe lo que podemos percibir. Nuestro cuerpo físico es como es por una razón, si la glándula pineal está dentro de nosotros significa que tenemos el poder y la capacidad para controlarla y manejarla a conveniencia. Te invito a entrar dentro de ti y conocerte a profundidad.

No importa si nos introducimos o no en el mundo esotérico/ocultista, los cambios y las mejoras al practicar la meditación y otros métodos de descalcificación son tan poderosos que podemos sentirlo en nuestro cuerpo físico.

He aquí una lista de los beneficios que nos ofrece esta práctica:

• Reduce nuestra ansiedad y pánico social

• Mejora nuestras habilidades psicomotoras

• Reduce nuestra necesidad de consumo y abuso de cualquier tipo de sustancia

• Mejora nuestra forma de procesamiento cerebral en la toma de decisiones de cualquier ámbito

• Reduce cualquier tipo de dolor o inflamación a niveles celulares

• Aumenta nuestro sentido de autoatención o autoconciencia

• Ayuda al correcto uso del glucógeno (la energía que utiliza nuestro cerebro)

• Reduce enormemente el riesgo a problemas cardiovasculares

• Reduce cualquier tipo de desorden inflamatorio

• Reduce a gigantesca escala el riesgo a padecer Alzheimer

• Reduce cualquier tipo de sentimiento de soledad

• Reduce los sentimientos de depresión y estrés

• Aumenta considerablemente el volumen de materia gris en nuestro cerebro

• Reduce el tiempo que nuestro cuerpo necesita en el descanso, en otras palabras necesitaremos descansar menos para sentirnos bien

• Aumenta increíblemente la concentración y el enfoque bajo momentos de estrés

• Mejora nuestra fuerza de voluntad y aumenta la inteligencia emocional

• Mejora nuestra memoria y la velocidad de aprendizaje

• Acelera de gran manera la neuroplasticidad, lo cual tiene bastante sentido ya que también nos genera un sentimiento de unificación de todo con el todo

• Aumenta la creatividad

• Aumenta a sobremanera el rendimiento de nuestro sistema inmunológico

• Reduce cualquier síntoma premenstrual y los síntomas de la menopausia

• Incrementa notablemente la simpatía y la compasión hacia los demás

Sabiendo que todo esto te puede ser otorgado por algunos minutos al día en contacto contigo mismo deberías empezar ya mismo. ¿Qué esperas para tomar el control de tu glándula?