Diagnosis Oriental

Un antiguo ideal griego se sintetiza en el dicho «Conócete a ti mismo» que también sirve para el hombre de hoy....

Diagnosis Oriental

Un antiguo ideal griego se sintetiza en el dicho «Conócete a ti mismo» que también sirve para el hombre de hoy. Saber esto constituye el principio de la gratitud. Ignorarlo significa arrogancia.

La cara es el espejo de nuestro organismo y reflejo de nuestro estado de salud interna, todos los órganos con predisposición a una enfermedad, o enfermos, quedan reflejados en nuestro físico, como piel, manos, pelo, etcétera...

La cara es una de las partes anatómicas más expresivas donde rápidamente podemos ver la influencia de nuestros padres, la predisposición o la enfermedad de un órgano determinado; ejemplos: los pulmones se reflejan en las mejillas. Los alvéolos pulmonares en las alas de la nariz, el corazón en la punta de la nariz, el hígado y el bazo en las cejas. El páncreas en el punto encima de la nariz. Los riñones debajo de los ojos, así como las orejas. La vejiga en la frente. La boca, entrada del aparato digestivo refleja la situación del estómago y de los intestinos. Si el labio inferior presenta hinchazón es señal de estreñimiento. Si el labio superior está hinchado se halla el estómago inflado. Entre la nariz y los labios se reflejan los órganos sexuales. Los hombres tienen un bigote, las mujeres no, con excepción de estos últimos tiempos, en las mujeres que ingieren cantidades excesivas de alimentos de origen animal. El aspecto del bigote nos dice muchas cosas sobre las condiciones en que se hallan los órganos sexuales.

Cuando la nariz se hace cada vez mayor es señal de que el corazón empieza a ensancharse. La causa de ello debe buscarse en un exceso de consumo de líquidos, zumos de frutas, azúcar, vino, alcohol, etcétera. Resumiendo: un exceso de alimentación de origen YIN. Si la nariz comienza a colorearse de rojo es porque los vasos se ensanchan y se sitúan más en la superficie. Si bien el rojo es un color YANG, la coloración es consecuencia de un proceso de dilatación, y representa por lo tanto una condición YIN. Una nariz encarnada e inflamada y mejillas encarnadas son señal de una presión sanguínea demasiado elevada. Un color más oscuro, tirando a lila, es señal de una presión demasiado baja.

Algunas personas tienen una línea vertical en la frente entre las cejas. Todo el mundo tiene esto cuando se enfada, o bien mira en contra del sol. Ahora bien, si dicha raya se observa siempre, será señal de que el hígado está en unas condiciones excesivamente YANG. Por ejemplo, por un exceso de sal o de proteínas de origen animal. El hígado está entonces demasiado duro y tensado. La bilis no fluye correctamente. Conviene utilizar en estos casos menos sal y menos proteínas de origen animal.

Una nariz hinchada puede reducirse en tamaño bebiendo menos líquidos y comiendo menos fruta, y naturalmente bebiendo menos alcohol.

Cuando la circulación de la sangre en los pulmones es deficiente, las mejillas tendrán un color pálido. Cuando la vesícula biliar y el hígado no están en las debidas condiciones o son sometidos a un exceso de trabajo se produce una coloración amarillenta como durante una hepatitis. Si el rostro tiene un color pálido ello se debe a la condición de los pulmones y de la circulación sanguínea. El color encarnado también está relacionado con la circulación de la sangre, pero entonces el órgano afectado será el corazón.

Estos y más datos son los que ustedes podrán aprender a descifrar con la lectura de este fabuloso libro del profesor Michio Kushi, experto en diagnósticos y medicina oriental, siéndole a usted como a su familia o amigos, de gran utilidad, enriqueciendo los conocimientos de su vida.